Las eléctricas alemanas han tramitado el cierre de 90 nucleares desde 2012

Las compañías eléctricas alemanas han presentado desde 2012 solicitudes para el cierre de 90 unidades de generación con una capacidad de 19.600 MW, según los datos del operador de redes de distribución germano NetzA, que recoge la agencia Platts.

De esa capacidad, unos 7.668 MW se han cerrado de forma permanente, mientras que otros 3.697 MW han sido calificados por los operadores de las redes y transportistas (o TSOs) “como críticos para el sistema” apelando a razones de seguridad de abastecimiento, por lo que deberán mantenerse en funcionamiento bajo la supervisión de los operadores de las redes. Cuando estos consideran que una planta es crítica para el sistema no se puede cerrar, pero, a cambio, reciben una compensación para seguir operando

Estos gestores, los homólogos de Red Eléctrica de España (en Alemania hay varios), registran las peticiones de cierre planificado de las centrales, al menos, con un un año de antelación y los analizan junto con el regulador sectorial. Ambos analizan si la instalación es necesaria para la estabilidad del sistema. Hasta ahora, Alemania ha cerrado viejas centrales de combustibles fósiles (fuel) que estaban infrautilizadas por el auge de las energías renovables; los descensos anuales de la demanda y el relativo abaratamiento de los precios del carbón, que han favorecido al lignito, así como a la generación de electricidad más modernizada a base de carbón.

De los 19.600 MW cerrados o en trámite, casi la mitad, son de carbón pesado (8.818 MW); de gas (7.506 MW); fuel-oil (1.668 MW) o nuclear (1.275 MW).

Con un 23% de la capacidad instalada, la energía nuclear en Alemania tiene los días contados desde que en 2013, la canciller, Ángela Merkel, decretara el cierre definitivo de las plantas atómica de manera paulatina hasta 2022. Las siete centrales más antiguas ya habían sido desconectadas con la moratoria anterior y la planta de Krümmel, en 2013. El resto, según el plan, serían clausurados de manera escalonada: en 2015, la de Grafenrheinfeld;en 2017, la Gundremmingen B; en 2019, Philippsburg 2; en 2021, Grohnde, Gundremmingen C y Brokdorf y 2022, las de Isar 2, Emsland y Neckarwestheim 2, que son las tres más recientes.

En España, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha lanzado una consulta pública sobre un proyecto de real decreto con el que pretende regular el procedimiento de cierre de las instalaciones de energía eléctrica. Aunque en este momento, las eléctricas no pueden cerrar unilateralmente una planta de generación sin el consentimiento de la CNMC, REE y el propio ministerio, Nadal quiere tener más poder de intervención.

Fuente: Cinco dias